Saltar al contenido

Descubrimiento de los neandertales

Descubrimiento de los neandertales
Retrato de Hermann Schaaffhausen

El largo camino hasta el reconocimiento del neandertal

El hombre de neandertal fue la primera especie fósil de homínido en ser identificada, revolucionando de esta forma el mundo científico. Sin embargo, tuvieron que pasar varios años desde los primeros hallazgos hasta que fue reconocida como una especie diferente de homínido.

En 1830 en Engis, Bélgica, se encontró un cráneo de neandertal perteneciente a un niño de unos 2 o 3 años, pero por aquel entonces aún no se conocía a esta especie.

Unos años después, en 1848, se descubrió otro cráneo de neandertal en una cantera de Gibraltar, pero no sería hasta 1856 cuando con la aparición fortuita de un esqueleto en la gruta Feldhofer (cerca de Düsseldorf), en el valle del río Düssel, se identificase a esta nueva especie de homínido.

¿Cómo se descubrieron los neanderales?

En 1856 año los trabajadores de una cantera de la zona encontraron costillas, varios huesos de las extremidades superiores e inferiores, un hueso ilíaco y parte de un cráneo. Rápidamente los trabajadores llamaron al profesor Johann Karl Fuhlrott, quien consideró que se trataba de una especie antediluviana.

A partir de este momento surge una nueva disciplina científica, la paleontología humana.

Desgraciadamente la gruta de caliza Feldhofer sería destruida para la extracción de piedra y a comienzos del siglo XX no se sabía donde había estado su emplazamiento original. A finales del siglo se puso en marcha un proyecto para localizar la cueva que en 1997 consiguió recuperar 24 fragmentos de hueso, uno de ellos perteneciente al mismo individuo encontrado en 1856 y que sirvió para identificar la especie. Incluso años más tarde conseguirían secuenciar el ADN mitocondrial de neandertal procedente de dos muestras de hueso.

Cueva de Feldhofer, neanderthal
Lugar donde se encontraba la cueva de Feldhofer

Los primeros debates

Tras la primera inspección realizada por Fuhlrott este se los llevó al anatomista H. Schaaffhausen, quien publicó un estudio en el que atribuía los restos al miembro de una antigua tribu que habría ocupado Alemania antes de los habitantes modernos.

En un primer momento el problema que planteaban aquellos huesos se planteó desde dos vertientes:

  • Buscar una explicación a la morfología robusta de las extremidades y la parte superior del cráneo de los huesos encontrados en el renombrado valle de neander.
  • La antigüedad de los restos y saber si eran prehistóricos o no.

Por estas fechas Ch. Darwin publicaba su famosa obra «El origen de las especies» contribuyendo al debate abierto por el descubrimiento de estos huesos. Aunque el esqueleto de Feldhofer fue muy discutido, ya en 1864 en una reunión de la British Asociation el geólogo británico William King defendía que se trataría de una especie humana extinguida y proponía darle el nombre de Homo Neandertalensis.

Sin embargo aún había gente que negaba una concepción evolutiva de la especie humana, sobre todo en Alemania, donde aparecieron diferentes teorías sobre la interpretación de los huesos de la gruta de Feldhofer. Quizás la más curiosa fuese la que planteaba que los huesos pertenecían a un cosaco mongol, incluso según el político y médico Rudolf Virchow, considerado por algunos como el padre de la patología moderna,  se trataba de un hombre muerto que había muerto recientemente, que padecía enfermedades como raquitismo y osteomalacia y que posiblemente viviría en una caverna como un ermitaño.

El reconocimiento de una nueva especie

Siete años más tarde, T. H. Huxley, biólogo seguidor de las teorías de Darwin realizó un estudio sobre los huesos de Neander donde defendía que los restos se asemejaban a los simios y que pertenecían a un ser humano antiguo. Este estudio hizo tambalearse los cimientos de la Iglesia de Inglaterra,

Fue en 1886, con el descubrimiento de unos fósiles en Spy, Bélgica, en clara asociación con útiles del Paleolítico Medio, cuando los neandertales fueron reconocidos como miembros de una antigua especie humana extinguida, quedando asociados a un tipo de fauna concreta y a una industria lítica que años más tarde se la conocería como musteriense.

Con el debate sobre la evolución humana en su cenit, Darwin publicó en 1871 «El origen del hombre y la selección en relación al sexo», abriendo de par en par la investigación a los orígenes de nuestra especie.

A finales del siglo XIX los neandertales ya eran reconocidos como una especie humana sin ningún género de dudas.
En 1908 se descubrían los fósiles de La Chapelle-aux-Saints, en el valle del Vézère, cuyos fósiles sirvieron para identificar las diferencias morfológicas entre los huesos de neandertales y sapiens.

Ese mismo año también se encontraron fósiles en el abrigo Le Moustier, junto a ellos restos de talla que dieron nombre a la industria lítica asociada a los neandertales, el musteriense.

Los neandertales en el siglo XX

En 1909, en el abrigo de La Ferrassie, en la Dordoña francesa, se encontraron por primera vez restos de neandertales en el marco de una excavación arqueológica. Hallazgos a los que posteriormente se unieron los de los niveles arqueológicos con industria musteriense de La Quina y los de Saccopastore y Grotta Guatari.

Un avance importante en el conocimiento de los neandertales fueron los trabajos de Marcellin Boule entre 1911 y 1913 sobre el esqueleto de La Chapelle-aux Saints. Para Boule el neandertal era un ser de aspecto tosco y medio encorvado, de rodillas flexionadas y con una expresión facial no muy agraciada. Con estos rasgos era de suponer que los neandertales no se encontrasen en la misma rama evolutiva de los humanos, sino en una rama lateral.

En contra de lo que planteaba Boule varios investigadores norteamericanos propusieron que los neandertales sí que constituyeron una misma fase de la evolución humana.

Sin embargo, los hallazgos más relevante del siglo XX se produjeron en el periodo de entreguerras con las excavaciones de los abrigos de Tabun y Skhul y la aparición de los fósiles de un niño de neandertal en la cueva de Teshik-Tash, en Uzbekistán, que suponía que los neandertales se habían desplazado fuera de Europa hasta Asia Central.

En la década de los 30 se descubrieron en Oriente Próximo varios abrigos y cuevas con restos neandertales, pero los hallazgos de sitios como Tabun, Amud o Kebara, entre otros, presentaban características físicas diferentes a las de los neandertales encontrados en Europa, de ahí que comenzase a hablarse de neandertales clásicos, aquellos que se habían encontrado en yacimientos europeos. y neandertales del Levante, los que proceden de yacimientos de Palestina, Iraq o Siria.

Dibujo neandertal
Dibujo de un neandertal vestido como un humano (Carleton Coon)

También durante los años 30, con los nuevos descubrimientos, H. C. Coon realizó un dibujo de un neandertal  vestido con ropa moderna para destacar que un neandertal podría viajar por el metro de Nueva York sin llamar la atención en el caso de que fuese afeitado y peinado.

A mediados del siglo XX comienza una nueva fase en el estudio del hombre de neandertal con los trabajos de Clark Howell. Desde este momento se pondrá el acento en la morfología, comportamiento y adaptación al ambiente de los neandertales. En esta nueva etapa jugaron un papel especial los descubrimiento, del arqueólogo norteamericano, Ralph Stefan Solecki, en la cueva de Shanidar, Iraq. Gracias a Solecki, y en especial a su descubrimiento de que depositaban ofrendas florales a sus muertos, a los neandertales se les humanizó.

Solecki neandertales en Shanidar
Stefan Solecki

El estudio de los neandertales hoy en día está marcado por los estudio genéticos que están provocando una pequeña gran revolución en el conocimiento de esta especie.

Si te ha gustado este artículo déjanos un comentario con tu opinión al final de la página o comparte en tus redes sociales. ¡Muchas Gracias!

Fuentes y referencias:

  • ARSUAGA, J. L. y MARTÍNEZ, I. (2004), La especie elegida, Temas de Hoy, Madrid.
  • ROSAS, A. (2010), Los neandertales, CSIC, Madrid.

Summary
Descubrimiento de los neandertales
Article Name
Descubrimiento de los neandertales
Description
El descubrimiento de los neandertales se produjo en 1856 en la gruta de Feldhofer, cerca de Düsseldorf. Sin embargo ya antes se habían descubierto restos pertenecientes a neandertales, pero no fue hasta 1856 cuando se le reconoció como una especie de homínido prehistórica
Author
Publisher Name
Losneandertales.com
Publisher Logo