Saltar al contenido

Enterramientos neandertales

¿Enterraban los neandertales a sus muertos?, ¿realizaban algún tipo de ofrenda?, ¿existen cementerios de neandertales? Sigue leyendo y te contamos todo lo que tienes que saber de las prácticas funerarias del hombre de neandertal.

Enterramientos neandertales
Cráneo de Teshik Tash

¿Existen cementerios neandertales?

Parece más que evidente que los neandertales, al igual que los homo sapiens, enterraban a sus muertos. Muchos de los cuerpos excavados de esta especie se consideran el resultado de un práctica de enterramiento intencionada. Lo que no sabemos si estos enterramientos iban acompañados de algún tipo de ritual.

La mayor parte de los enterramientos neandertales fueron descubiertos a comienzos del siglo XX, por lo que fueron excavados con técnicas antiguas que pueden generar controversias en cuanto a su interpretación. A pesar de ello, hoy en día nadie duda que se trata de enterramientos intencionados.

¿Cómo son los enterramientos de neandertales?

No se conoce ningún enterramiento neandertal practicado al aire libre. Todos los documentados hasta el momento se realizaron en cuevas o abrigos rocosos. Hasta ahora se han diferenciado dos tipos de enterramientos: fosas excavadas y sepulturas bajo acumulaciones de bloques, esta última solo documentada en Le Regourdou. Sin embargo, hay que mencionar que su distribución es desigual.

LLama la atención la desigual distribución de los enterramientos, puesto que se concentran en el sur de Francia y en algunas zonas de la Europa mediterránea ni siquiera se conocen. Casi siempre se trata de lugares que contienen 1 o 2 enterramientos, algo que contrasta con Oriente Próximo, donde se han documentado varios enterramientos en Qafzeh, Skhul y la cueva de Shanidar.

El cuerpo solía depositarse en posición lateral y flexionado y se debate si se depositaron ofrendas funerarias junto al cadáver y sí se realizaron rituales funerarios complejos.

En relación con las ofrendas, en la tierra que cubría el cuerpo de uno de los esqueletos de la cueva de Shanidar se encontraron restos de polen que pertenecerían a flores que habrían sido depositadas junto al cuerpo. Por su parte, en el enterramiento de Teshik Tash se encontraron cuerpos de cabra montés clavados en el suelo.

Como decíamos, la mayoría de tumbas neandertales se documentan en cuevas y abrigos rocosos abandonados. En algunos casos las sepulturas contenían útiles de piedra y fragmentos de huesos de animales, aunque es posible que los animales y útiles fuesen enterrados de manera involuntaria al tapar el pozo.

En cualquier caso la cuestión de la realización de ofrendas, como la de existencia de ajuar es muy debatida.

También se ha propuesto si enterrar los cuerpos respondiese a la necesidad de proteger los cadáveres de los depredadores. Y es que estas mismas cuevas también serían visitadas en invierno por animales carnívoros.

La tumba neandertal de Teshik Tash

Uno de los supuestos enterramientos neandertales que más ha llamado la atención fue el de la cueva uzbeka de Teshik Tash. Dicha cueva, en la margen izquierda del cañón de Turjan Darya fue descubierta en 1938.

Allí se encontraron los restos de un humano sub-adulto masculino, en un primer momento se le otorgó una edad de entre 8 y 9 años, que fueron enterrados en un pozo de poca profundidad pero practicado a conciencia para depositar los huesos. Junto a estos se colocaron 5 pares de cuernos de ibex de la variante montañesa siberiana además de diferentes huesos de esta misma especie.

Los primeros análisis determinaron que el individuo murió hace 50.000 años. Los restos se conservan hoy en día en el Museo Nacional de Tashkent, capital de Uzbekistán. A pesar de que por su corta edad los huesos del individuo no están plenamente desarrollados, muestran una clara similitud morfológica con los de un esqueleto neandertal, como puede ser el foramen magnum característico de los neandertales.

En la actualidad, una misión hispano-uzbeka e encuentra explorando el territorio comprendido entre los ríos Amu Darya y Syr Darya con el objetivo de clasificar y proteger el patrimonio histórico de esta región. En el caso del niño de la cueva de Teshik Tash se inclinan a pensar se trataría de un individuo del género híbrido neandertal-sapiens.

Los primeros trabajos de la misión hispano-uzbeka advierten de la presencia de restos humanos y culturales neandertales en la cueva de Obi-Rajmat y, posiblemente, en Pashdat, un lugar al aire libre que parece tener asociado niveles musterienses.

Los enterramientos de la cueva de Shanidar

La cueva de Shanidar se encuentra en el monte Bradsot, en el actual Kurdistán iraquí. Allí, una misión de la Universidad de Columbia liderado por R. Solecki excavó en los años 60 del siglo XX, excavó, entre otros, los restos de 9 neandertales que que datan de entre hace 65.000 y 35.000 años.

Los cuerpos de los neandertales, que aparecieron junto a útiles musterienses y restos de fauna, recibieron los nombres de Shanidar 1-9, sin embargo, en el año 2006 mientras estudiaba los cuerpos en la Smithsonian Institution, Melinda Zedar descubrió que entre los restos se encontraban los de un décimo individuo, al que se dio el nombre de Shanidar 10

De entre todos, los más sorprendentes son los cuerpos Shanidar 1 y Shanidar 4.

Shanidar 1

Se trata de un hombre masculino de edad avanzada, entre 30 y 45 años al que se conoce como Nandy. Este esqueleto se encontró completo, pero lo más curioso es que presentaba evidencias de padecer una enfermedad degenerativa debido a la edad y de haber sufrido un fuerte traumatismo en su juventud.

El individuo había recibido un fuerte golpe en el lado izquierdo de la cara, lo que le hundió la órbita supraorbital dejándolo ciego o parcialmente ciego de un ojo, el canal auditivo derecho estaba totalmente bloqueado y el izquierdo parcialmente, por lo que debió ser prácticamente sordo. Además, tenía el brazo derecho fracturado por varios lugares lo que provocó que tuviera ser amputado.

Aún así este individuo sobrevivió y llegó a una edad muy elevada para los neandertales, algo que solo pudo suceder si recibió la ayuda del resto del grupo para salir adelante.

Shanidar 4

Uno de los esqueletos que más ha llamado la atención es el conocido como Shanidar 4, un individuo de entre 30 y 45 años que fue encontrado en posición fetal.

Este cuerpo, excavado en 1960, se pensó que podía haber sido objeto de algún tipo de ritual funerario, pues durante un análisis de polen que intentaba reconstruir la historia paleoclimática de la zona se descubrió la presencia de diferentes tipos de flores.

Las interpretaciones han sido diversas. Desde que se trataba de una ofrenda floral realizada por otros miembros neandertales del grupo, hasta que en realidad se trataban de plantas medicinales y que fue enterradas junto a ellas porque se trataba de una especie de chamán.

Las últimas hipótesis abogan porque se trata de restos de flora introducidas en la cueva por pequeños roedores, con lo cual nos encontraríamos ante un enterramiento natural.

Si te ha gustado este artículo déjanos un comentario con tu opinión al final de la página o comparte en tus redes sociales. ¡Muchas Gracias!

Fuentes y referencias:

  • GIL FUENSANTA, J. et alii. (2019), «Yerkurgan, los valles del Surjandarya y Kashkadarya: Surpad, primeros resultados de un proyecto arqueohistórico Hispano-Uzbeko», en GIL FUENSANTA, J. y MEDEROS MARTÍN, M. (eds.), Orientalística en tiempos difíciles. Actas del VII Congreso Nacional del Centro de Estudios del Próximo Oriente, Libros Pórtico, Zaragoza, pp. 167-182.
  • ROSAS, A. (2010), Los neandertales, CSIC. Madrid.
  • https://en.wikipedia.org/wiki/Shanidar_Cave

Summary
Enterramientos neandertales
Article Name
Enterramientos neandertales
Description
Hoy en día que parece claro que los neandertales enterraron intencionadamente a sus muertos. Generalmente se trata de enterramientos individuales donde el cadáver se depositó en posición lateral y flexionado. Es posible que junto a alguno de los cuerpos se depositan ofrendas o ajuar.
Author
Publisher Name
Losneandertales.com
Publisher Logo